5 ERRORES DE MANICURISTA NOVATA

EKATERINA UZHEGOVA
Certified Nail Instructor
Fundadora de Enails.

En este articulo de #ekaterinanailsinfo les contaré sobre los errores más comunes que pueden cometer las manicuristas en el principio de su carrera y que podrían ser evitados.

1. Comenzar a atender a las primeras clientas sin práctica previa.

Tener un certificado aún no es suficiente para convertirte de inmediato en una profesional de la manicure. Se recomienda practicar las técnicas aprendidas con al menos 10 modelos. De esta manera lograrás movimientos más precisos que te permitirán tener una técnica mejor ejecutada y tendrás más confianza y seguridad en ti misma, así no tendrás tanto miedo y ansiedad al momento de atender a tu primera clienta. La obtención de los certificados de cursos de formación es un requisito fundamental, estos brindarán más confianza a tus clientes, pero el que ellas vuelvan o no, dependerá del resultado de tu trabajo.⠀

Para soltar la mano y tener más confianza en ti misma, invita a tus amigas, madre, modelos a una manicura gratuita durante las primeras semanas. Esto ayudará a probar la técnica en varios tipos de piel, uñas y trabajar con más seguridad. Pregunte por sus impresiones, pida sus opiniones. En este punto los errores te servirán de experiencia, pero si aprendes primeramente de las clientes, los errores pueden manchar tu reputación.

2. Precios reducidos de servicios.

Cuando recién se comienza a trabajar con clientes reales y el principal objetivo es formar una cartera de clientes, se puede cometer un error muy común: subestimar el costo del servicio.

Si se fija el valor del servicio muy bajo notarán que siempre se quedan sin dinero, ya que todas las ganancias se destinarán a compra de nuevos materiales, herramientas, esmaltes, gastos imprevistos, etc. Esto hará que comiencen a buscar materiales mas baratos, de baja calidad que pueden afectar negativamente el resultado de su trabajo. No tendrán los recursos financieros para mejorar sus técnicas, para asistir a exposiciones, seminarios, y nuevos cursos.⠀

Recuerden que subir los precios es mucho más difícil que bajarlos. La mayoría de las clientas que están acostumbradas a pagar por tu manicure $8.000 no aceptarán pagar por el mismo servicio $15.000. No entenderán por qué ha aumentado el precio si obtienen el mismo resultado.

La solución es muy simple: establezca inicialmente el costo del servicio de tal manera que le sea rentable y así cada cierto tiempo podrás mimar a tus clientas con descuentos y ofertas.

¡Ten cuidado con los descuentos muy bajos y constantes! A menudo la gente percibe un producto con mucho descuento como defectuoso, o de mala calidad.

3. Pensar que capacitarse es un gasto

La formación profesional cuesta dinero, pero a cambio se obtienen conocimientos fundamentales para el desarrollo de tu trabajo, por lo cual es importante tomar la inversión adecuada. Si se invierte en el curso adecuado y el profesional idóneo el dinero que se gastó en el curso se convertirá en retorno en el futuro. Es importante que la escuela o el profesional que elijas para capacitarte tenga una vasta experiencia, que puedas ver sus trabajos y los resultados de sus alumnas.

A menudo las manicuristas que están recién comenzando suelen subestimar la profesión, y prefieren tomar un curso muy económico pensando que esto será suficiente para convertirse en una manicurista profesional. Un curso de calidad no es barato, puesto que la misma profesional que comparte los conocimientos ha invertido tanto dinero, tiempo y dedicación para recibir y después entregar de la mejor manera este conocimiento. El riesgo de tomar un curso de bajo costo es que luego terminaras invirtiendo aún más dinero en algún curso mejor o más completo.

4. Detener el crecimiento profesional.

Después de completar varios cursos, uno podría pensar que sabe todo sobre manicure, pero la industria de la belleza está en constante evolución: aparecen nuevas técnicas, nuevos diseños, nuevas tendencias, nuevas herramientas que hacen que el trabajo sea más fácil y rápido. Y nuestras clientes también quieren estar a tiempo con la moda.⠀

No dejes de aprender, no hay límite para la perfección. Toma la experiencia que comparten las colegas en las redes sociales, en las transmisiones en vivo, continue capacitándose en cursos online y presenciales de técnicas más avanzadas. Todas estas fuentes brindan mucha información útil, simplemente no se resistan a lo nuevo y sigan las tendencias.

5. No desarrollar su cuenta de Instagram.

Es un error muy común que las manicuristas principiantes suban sus trabajos a su cuenta personal, lamentablemente esto no se ve profesional. Lo ideal es que se cree una cuenta aparte para su trabajo y se ponga especial cuidado en su desarrollo, ya que es la carta de presentación ante los potenciales clientes. Las fotografías de este perfil serán su portafolio, por lo tanto, debes seleccionar solo las mejores fotos de tus trabajos. Para crear y desarrollar un portafolio, al principio puedes invitar a tus amigas y realizar manicure gratis con la condición que ellas acepten llevar los diseños y colores que quieres aplicar tu para tu portafolio, de esta manera las clientes podrán ver la calidad de tu trabajo y los diseños que les puedes ofrecer.⠀

Estos son solo algunos de los errores más comunes en quienes están recién comenzado. ¿Se acuerdan ustedes del algún error similar que cometieron en el inicio de su carrera?😉

Puedes ver esta publicación en mi Instagram.

Deja una respuesta

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *